29 de febrero de 2024

25 de Noviembre Dia internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

0

La lucha de las mujeres indígenas es parte importante de una lucha más amplia por los derechos de los pueblos indígenas en todo el mundo, las mujeres indígenas han desempeñado un papel fundamental en la defensa de sus derechos, la preservación de sus culturas y la protección de sus tierras y recursos naturales, aun así se enfrentan a problemáticas más profundas en el contexto actual de las luchas de las mujeres, ya que estas se ven enfrentadas a las dinámicas externas que siguen siendo representaciones transgresoras de su hacer, como las dinámicas que ha tomado el feminismo. El feminismo, como movimiento amplio que busca la igualdad de género y la erradicación de la discriminación basada en el género, ha pasado por varias olas y evoluciones a lo largo de su historia, sin embargo, a pesar de sus logros y avances significativos, ha habido críticas respecto a su enfoque predominantemente occidental y en ocasiones excluyente de las dinámicas socioculturales distintas a occidente, generando una exclusión socio racial en las mujeres étnicas, dado que como mujeres indígenas no solo se enfrentan a las dinámicas de violencia y exclusión de occidente, sino a las exclusiones sociales, culturales, políticas y educativas que históricamente han sufrido los grupos y pueblos étnicos, y es aquí donde la lucha de las mujeres indígenas se entrelaza desafiando y enriqueciendo su panorama.

Desde este escenario planteamos contar la lucha de las mujeres indígenas dentro de las organizaciones, ya que la violencia política y la violencia de género es un tema de gran relevancia y urgencia que enfrentan desafíos particulares debido a la intersección de la violencia de género con la discriminación racial y étnica, la violencia hacia el cuerpo femenino como arma de guerra y la coacción política en las organización que no permiten el fortalecimiento en la participación política de la mujer como las dificultades en el acceso a la justicia.

La transversalización de las luchas de las mujeres étnicas las enfrentan a escenarios de poder estatal y no estatal, en el que las violencias son latentes en las dinámicas a las que las mujeres enfrentan el conflicto y al mismo tiempo al estado como ente de control, la violencia sexual ha sido de uso extendido como arma política, también desde las estructuras del poder la coacción política se ha visto reflejada como forma y manera de acceder a lo deseado por quienes ostentan el poder, afectando profundamente las luchas étnicas, ya que las luchas de las mujeres indígenas se extiende en diversas temáticas y estas tiene en sus estructuras relaciones de poder, en la que la participación de la mujer se ve viciada por  quienes no representan sus intereses o ante quienes las mujeres solo son un poder que fragmentar, sin embargo, las mujeres indígenas siguen su lucha entorno a la visibilización de la violencia de género en comunidades, la defensa de sus derechos, el fortalecimiento de la participación política, la educación y la  sensibilización solidaria en apoyo a las víctimas en una lucha multifacética que busca tanto la protección y el empoderamiento de las mujeres indígenas como la transformación de las estructuras sociales y culturales que perpetúan la violencia.

Para el Tejido Mujer del norte del Cauca, las relaciones de poder e influencia religiosa, el desconocimiento de las capacidades de la mujer, así como factores externos como la discriminación socio racial, son elementos a trabajar, ya que afectan profundamente la participación de la mujer, quienes no llegan muchas veces a los espacios de participación liderazgo e incidencia política por las condiciones que se les impone.

 “Bueno hay cosas para reflexionar, la primera las mujeres muchas veces no llegan o no llegamos a los espacios de liderazgos o incidencia política, uno porque nos da temor del salir de hablar de expresarnos, a nosotras nos han enseñado siempre que nosotras entre mujeres hay una rivalidad y lo que hemos visto, lo que yo he visto es que cuando son espacios de incidencia donde la mujer vaya a ocupar un cargo de poder, muchas veces no estamos de acuerdo(…) aparte de la discriminación,  la violencia política que se tiene por líderes hombres en su mayoría que llevan 20, 30, 40 años que dicen, no es que le falta, es que ella es muy nueva, es que ella no conoce es que ella la embarrar, es que ella dejó el esposo y ahora tiene otro.”

Para las mujeres indígenas estas situaciones heredadas del sistema socio religioso está implantando en las dinámicas de la organización y en los discursos culturales en los que también se les inculcó una diferencia con los hombres, a pesar que desde las organizaciones de mujeres se ha trabajado para establecer lazos de apoyo independientemente de las diferencias, estas dinámicas discursivas que violentan el hacer político de las mujeres se resalta en la falla de las mujeres por encima de sus luchas y trayectorias políticas, al igual en estas dinámicas las mujeres se enfrentan al prejuicio moral y a los juicios políticos, “la mayoría de ocasiones a las mujeres no se les perdonamos una falla, que yo tuve mi esposo y como nadie sabe lo que pasa y cuenta de puertas hacia dentro de un hogar, entonces mi esposo él es un excelente líder el mejor dicho, pero llega borracho y me maltrata, me abusa mucho, me viola, pero yo no soy capaz de decir nada, no porque no lo pueda hacer, sino porque temo por mi vida, por la seguridad de mis hijos.” Situación en las que las relaciones de poder afectan profundamente el ser de la mujer nasa dada la coacción que existe entorno al liderazgo de los escenarios políticos, sociales y los vínculos que establecen las mismas dinámicas del conflicto ante la que los actores irregulares se escudan para actuar sin que hayan criterios para hacerles un llamado a el respeto por las mujeres y sus luchas.   

Aquí los contextos y entornos son determinantes en las dinámicas que toma la violencia hacia las mujeres, la diferencia entre esas dinámicas de la violencia estructural y política tiene unas escalas más fuertes, menos fuertes o que se invisibilizan, dependiendo de las relaciones de poder o simplemente se pierden en las dinámicas del desconocimiento a medida que se escala más se siente más el peso de esas dinámicas de violencia, según el último informe trimestral del Tejido Mujer 2023 (nasaacin.org) en cuanto al acceso justicia, identificaron que, para este primer semestre del año 2023, el 48% de las mujeres denunciaron los hechos de violencia, el 30% de las mujeres que sufrieron del algún tipo de violencia, no denunciaron y en el 22% de los casos no tienen información al respecto. Igualmente, este informe señala que, de los casos denunciados, el 83% lo hicieron ante la justicia propia; el 8% en el sistema indígena y ordinario y el 4% ante la justicia ordinaria. las mujeres de los territorios reconocen la jurisdicción propia y esperan que las autoridades ancestrales tomen con relevancia los hechos de violencia que están afectando su integridad, si bien la justicia propia es la primera entidad a la que acuden las mujeres, en muchos de estos casos el acceso a justicia ha sido lento, poco eficaz, generando sensaciones de revictimización, señalamiento y no credibilidad ante lo sucedido.

Dentro de las dinámicas del conflicto y desarmonías que afectan el territorio, el informe del Tejido Defensa de la Vida y los Derechos Humanos, señala que en cuanto a amenazas y atentados, 13% de los sucesos registrados se dio entorno a las mujeres, igualmente de los casos de homicidio que presenta dicho informe, el 15% afectó directamente a mujeres indígenas, dos de ellos son de suma importancia en la lucha de las mujeres, ya que representan una ruptura irrecuperable en la lucha de las mujeres y es la pérdida de MARLENI GUEGUE CONDA y LIBIA QUIGUANAS, Sabedora ancestral y médicas tradicionales, hechos de considerable  gravedad puesto que pone en riesgo la pervivencia física y cultural, como el ejercicio e importancia del saber de las mujeres indígenas.

En las dinámicas organizativas la violencia política es una cuestión sumamente compleja y que es necesaria de comprender,el tema de violencia política como tal dentro de las comunidades no es muy abordado, no se entiende, no se comprende el concepto, cuando usted no comprende o no entiende el concepto tiende a ignorar la realidad que pasan ahí, entonces por ejemplo; dentro de las reuniones, asambleas, grupos de trabajo,  cuando una mujer opina, hay un decir y es que una cosa es que te dejen allá hablar y otra cosa es que te escuchan realmente y cuando una mujer opina se siente mucho en algunos territorios, sobre todo los más tradicionales, más que los nuevos los que se van creando, las mujeres opinan pero no se escuchan entonces una opinión que puede ser muy válida y que puede tener mucho aporte si la dice una mujer como que, ah sí bueno siguiente, si va a opinar alguien más” ,eso es lo que yo he sentido” estas dinámicas en los discurso en los que se excluyen las  mujeres y sus aportes por el hecho de ser mujer son de suma importancia para el reconocimiento de sus luchas, ya que no solo las enfrentan a  las dinámicas internas tanto culturales como políticas sino que también las enfrentan a las estructuras externas sumando toda la violencia y transgresión que estas representan, debido que en las dinámicas culturales se le da mayor peso a la voz de los mayores y es válido porque ellos conocen tienen experiencia,  pero también las voces juveniles y más de las mujeres se sienten opacadas porque no tienen experiencia también por el hecho de ser mujeres y es visible en la medida que sé que se va escalando dentro del proceso organizativo, desde esta perspectiva de hablar de las violencias basadas en género contra las mujeres, hay una cuestión viciada en esos discursos culturales “una cosa es que hables vos que sos mujer a que hable un mayor que lleva 20, 30, 40 años en la organización”, y la reflexión es esto se da por su trayectoria política de conocimiento o es realmente una correlación de poder, llegando a determinar que una relación intencionada que poco se aborda o entiende, dado que la mujer en un escenario de poder representa la fragmentación de esas estructuras tradicionales y que en el discurso de la cultura se han mantenido, siendo necesario un espacio de enunciación.

No es solo las violencias internas en las comunidades y las profundas afectaciones por el conflicto, sino también las afectaciones estructurales que esto conlleva, lo que violentan a las mujeres étnicas en las que hay cuestiones socio raciales, políticas, económicas y estructurales, en las que el rechazo y discriminación de la mujer es una cuestión realmente intencionadas de poder por el poder que se ejerce por parte de los hombres hacia las mujeres, ya no solo en términos externos sino internos en las estructuras y territorios comunitarios, los cuales se convierten en dificultades de profunda índole, impidiendo que la mujer tenga acceso a la justicia sin importar cual sea el origen de la violencia y transgresión o a escenarios estables de trabajo, ya que para sostenerse deben “brindarse” e igualmente para garantizar la integridad de la familia, deben someterse a las dinámicas que el conflicto les impone.

Por lo que el llamado en torno a las luchas de las mujeres y su protección es de suma urgencia, para que se garantice un acceso real a la justicia, un reconocimiento de su hacer político, “Para nosotras es fundamental que estos casos de violencia se discutan en el marco del contexto político, porque prevalece la idea de que las situaciones de vulnerabilidad de los derechos de las mujeres no son solo problemas internos y, por el contrario, nos muestra que estos también son temas políticos.”(Tejido Mujer 2023) que determinen el rumbo y la transformación equitativa de las luchas en las “hay que empezar a normalizar el romper con cosas que nos hacen daños a nivel personal porque en últimas eso lo vamos a reflejar en el trabajo colectivo,” y las acciones de daño no deben ni pueden ser tolerados en ningún escenario, ya que las afectaciones que enfrenta las mujeres indígenas son más profundas, primero por ser mujer, segundo por pertenecer a grupos que social, política e históricamente han permanecido en condiciones de desigualdad, discriminación y rechazo. 

About Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *