22 de julio de 2024

Incidencia Política y Construcción de Alternativas desde la mujer.

0

 8 marzo del 2024.

El ejercicio político de las mujeres, enmarcado en la construcción de incidencia a lo largo del tiempo, se manifiesta de manera destacada en el hacer continuo de las mujeres en los territorios del norte del cauca frente a las problemáticas contextuales que las afectan en aspectos sociales, culturales, políticos y económicos, sumadas las desarmonías que genera el conflicto armado que históricamente a afectado el Norte del Cauca. Es por eso que el Tejido Mujer, como movimiento organizativo de las mujeres indígenas en el Norte del Cauca ha adoptado la fecha conmemorativa como un momento crucial para la incidencia política, destacando la importancia de comprender su origen histórico, este día no solo representa una coyuntura anual, sino la consolidación de un esfuerzo sostenido que se origina en el ejercicio político de mujeres en las comunidades.

Es fundamental comprender cómo estas fechas conmemorativas, en especial el 8M, se integran en la trama del tejido social, y cómo las mujeres vinculan su lucha a través de la incidencia política y el hermanamiento con otras mujeres en diferentes contextos, con la que se relaciona a través de la formación del dialogo y los aprendizajes compartidos, que surgen de las luchas de la mujer frente a un modelo social y cultural agresivo y hegemónicos a nivel global. En este ejercicio de largo aliento, llevado a cabo por mujeres que buscan tejer el andar en las comunidades indígenas, se abordará cómo las mujeres vinculan esta fecha en diversas comunidades y cómo se ha adoptado desde el ejercicio de las mujeres indígenas en las comunidades del Norte del Cauca, que destacan la importancia de hablar no solo de transgresiones y desafíos, sino de procesos de lucha y alternativas constructivas a través de las mujeres que han tejido un entramado político y social que busca no solo conmemorar, sino reflexionar sobre el papel de la mujer indígena en la sociedad.

La adopción de fechas conmemorativas como el 8M se ha convertido en un acto de resistencia y conciencia; el trasfondo histórico de la masacre de mujeres trabajadoras, del 8 de marzo de 1857, es el cimiento sobre el cual se erige la memoria para recordar, no celebrar, se erige sobre la lucha de las trabajadoras y el sacrificio 123, mujeres de las 146 víctimas que marcó la lucha por los derechos de la mujer.  Estas según los registros históricos, realizaban una gran manifestación por las calles cercanas a la fábrica, para reclamar mejores condiciones de trabajo y la reducción de la jornada laboral, siendo reprimidas brutalmente, situación que no a cambiado cuando alzamos la vista a occidente, es así como 53 años después el 8 de marzo de 1910, en Copenhague, en el marco de la Segunda Reunión Mundial de Mujeres Socialista, Clara Seltkin propone la institucionalización del Día Internacional de la Mujer. Señalando nuevamente el derrotero y la lucha continua de las mujeres y no fue hasta 1975, cuando en el marco de la Primera Conferencia Mundial de la Mujer, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo formaliza a través de acuerdos con los países miembros, a partir del siguiente enunciado: “La mujer es un miembro activo y con plenos derechos, y a la vez parte importante para el desarrollo de los pueblos”. Aun así, en los diálogos con las mujeres sobre las luchas y procesos de resignificación, surge la pregunta retórica y hasta anecdótica que éramos antes, que somos ahora.

Es en este contexto, Tejido Mujer como hilo unificado, busca concientizar a las comunidades sobre la importancia de reconocer el valor del trabajo de las mujeres, en todos los espacios organizativos de la comunidad y el pueblo Nasa, debido a que, si es difícil ser mujer en la hegemonía de las culturas dominantes, imagina lo que es ser mujer Afro, Mestiza e Indígena. Por eso, se ha tratado también, de concientizar un poco a las demás coordinaciones locales de Çxhab Wala Kiwe, pero poder concientizarlas de que no es una fecha de celebración sino de conmemoración para poder resaltar y exaltar ese trabajo tan significativo que están haciendo las mujeres desde los distintos espacios, ya que así como hay mujeres profesionales, también hay mujeres lideresas desde la Universidad de la Vida, desde lo que sea ido aprendiendo en todos esos procesos de liderazgo que se hace en la comunidad, que es demasiado importante para cualquier espacio.

Este 8 de marzo tiene algo también en particular, y es que las mujeres puedan comprender la necesidad del autocuidado, Porque desafortunadamente las mujeres piensan casi todo el tiempo en el otro, en la otra persona y a veces se olvidan de esos sentimientos que tienen profundamente adentro como mujeres, como madres, como hermanas, esos sentimientos que ya agobian, en momentos que quizás no deberían ser, por eso, el 8 de marzo se debe exaltar el buen trato que debe existir entre todas y todos. Por esta razón, las mujeres indígenas agrupadas alrededor del Tejido Mujer, profundizan en el ejercicio político de incidencia, destacando la construcción de alternativas y procesos de luchas concretas de cómo estas mujeres han cambiado la narrativa al hablar de estos procesos que incluyen a las comunidades indígenas, despojadas históricamente de la participación política.

La mujer siempre ha buscado plantear escenarios acordes a sus territorios, visiones y cosmovisiones culturales, entretejiendo el saber de las mayoras y los nuevos elementos contextuales en sus luchas que aportan a las mujeres indígenas, y la importancia de la concientización en contextos locales qué impulsan los espacios de formación actuales y futuros del Tejido Mujer, que incluyen diplomados sobre derechos humanos y violencias basadas en género, para abordar las problemáticas sobre el acceso a la justicia mediante la capacitación de jurídicos y servidores públicos, tejen caminos que permitan eliminar las violencias basadas en género desde una perspectiva inclusiva, reconociendo que ambos géneros deben trabajar juntos para alcanzar la equidad desde la dualidad cultural y la necesidad de eliminarlas como desafíos que requieren una participación activa y consciente de todos, en ese sentido, continúan las apuestas a la formación en torno a la economía y reconocimiento del territorio, que brindan herramientas para reclamar un acceso justo y equitativo a la tierra.

Es importante mencionar, el proceso Luuçx Kiwe Thegnas (niños y niñas guardia) que las mujeres coordinan  y contribuyen al saber cultural y a los planes de vida como portadoras y guardianas de las practicas ancestrales.

Por lo tanto, la construcción de alternativas y espacios de cuidado, resalta la importancia del autocuidado de las mujeres en entorno a el territorio, hacen un llamado a la solidaridad y el hermanamiento, a participar en espacios de incidencia que crea o generan las mujeres y no solo visualizar un escenario físico en los eventos que realizan, sino un símbolo de resistencia y denuncia, en un contexto de incumplimientos en los procesos de paz, en los que la comunidad y especialmente las mujeres se enfrenta a masacres y violencia. Justamente hoy se da un espacio conmemorativo del 8M, dándose este espacio en el territorio ancestral de Canoas, con el fin, de dialogar para expresar solidaridad y espiritualidad frente a las adversidades que afectan a la mujer Nasa del Norte del Cauca..

En este contexto, se invita a la reflexión y la acción para reconocer y valorar el papel de las mujeres en la sociedad, a construir alternativas y a fomentar la igualdad de género en todos los espacios. El ejercicio político de las mujeres, tejido a lo largo del tiempo, sigue siendo un faro de esperanza y resistencia en la lucha por un mundo más justo e igualitario.

El Tejido Mujer se erige como un ejemplo de cómo las mujeres indígenas han transformado un ejercicio político continuo, centrado en la construcción de alternativas, la eliminación de las violencias de género, la inclusión de los hombres en este proceso y la atención a la formación con un enfoque integral para abordar desafíos comunitarios; a medida que estas mujeres continúan su lucha, el 8 de marzo se convierte no solo en una conmemoración, sino en un recordatorio constante de la necesidad de la equidad, el cuidado personal, y la importancia del acceso a la justicia.

Por: Tejido de Comunicación ACIN – Çxhab Wala Kiwe

About Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *